Somos Red Siete

Una plataforma alternativa que invadirá tus sentidos.

 

Disfruta de nuestra programación en vivo, lee la opinión de nuestros columnistas, escucha los podcast  e interactúa con nosotros.

Radio

Escucha nuestra programación en vivo, no importa si te conectas desde tu computadora, smartphone o tablet

Programación

Escucha la mejor música y programas en vivo. Consulta nuestra programación

v

Interactua con nosotros

En Red Siete Radio le damos la voz a quienes quieren compartir su opinión. Interactua con nosotros en el chat de la estación o en nuestras redes sociales

Síguenos en nuestras redes sociales

Forma parte de la comunidad Red Siete

p

Lee la opinión de nuestros columnistas

Calificados y descalificados

El fin de semana pasado tuvo lugar la elección interna para renovar la dirigencia del Partido Acción Nacional (PAN), cuyo vencedor resultó el queretano Ricardo Anaya Cortés, frente al senador con licencia, Javier Corral Jurado, que posiciona al grupo político de su expresidente, Gustavo Madero Muñóz, y quien junto con Marko Cortés se disputan la coordinación de los diputados federales panistas en la conformación de la LXIII Legislatura de la Cámara baja.   Mientras tanto, en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), se registraron como candidatos únicos, Manlio Fabio Beltrones y Carolina Monroy, en lo que se ha denominado como un triunfo de la militancia priísta, frente al primer priísta del país y su grupo compacto político.   En el Partido de la Revolución Democrática (PRD), su actual dirigente, Carlos Navarrete Ruíz, ha pedido a su Consejo Nacional que designen a una nueva dirigencia y ya hay varios interesados en ocupar las diversas carteras.   Ellos, Anaya, Beltrones y el que resulte electo en el PRD, serán los que dirijan los destinos de sus partidos, con miras a las elecciones para renovar gobernador en las elecciones locales de 2016 en los estados de Aguascalientes, Durango, Chihuahua, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.   Pero es posible que la autoridad electoral no tenga la autoridad, -moral por supuesto-, que se requiere para organizar los procesos electorales en estas 12 Entidades Federativas, ya que el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) perdonó al Partido Verde Ecologista de México (PVEM), la serie de ilegalidades preelectorales, electorales y poselectorales, suficientes para retirarle el registro.   El principal argumento... leer más

José Mourinho: El nombre del escándalo

José Mourinho es el único director técnico en la historia que ha logrado coronarse en las ligas de Italia, España, Inglaterra y Portugal. Además, ganó la Liga de Campeones dirigiendo a dos equipos distintos (Porto e Inter). Nadie discute sus capacidades, sus logros hablan por sí solos, pero siempre está acompañado por la polémica. Su paso por España lo coronó al ganar una Liga, una Copa del Rey y una Supercopa con el Real Madrid. Y, también, cuando obtuvo los 100 puntos y sus dirigidos marcaron 127 anotaciones con el conjunto madridista, algo que le permitió convertirse en el entrenador con mejor porcentaje de rendimiento en la ‘Casa blanca’. Pasó algo similar en Portugal con Porto; en Italia dirigiendo al Inter y ahora en Inglaterra, apareció la controversia una vez más. En Red Siete recordamos algunos de sus escándalos y frases más polémicas. – Guardiola, siempre en la mira. Previo a un clásico del fútbol español, cuando dirigía al Real Madrid, el entrenador portugués hizo de las suyas. No paró de hablar y ‘calentar’ el ambiente previo hasta que encontró eco en Guardiola, siempre calmado y tranquilo, quien catalogó a Mourinho como “el puto amo, el que más sabe del mundo”. – Casillas, un arquero histórico al que relegó al banco La relación entre Mourinho y el guardameta español cambió cuando se filtró que el famoso arquero le contaba detalles del vestuario a su esposa, la periodista Sara Carbonero. Ahí todo cambió. Mourinho lo mandó al banco de suplentes, aseguró que su arquero titular era Diego López y así, Casillas tuvo que observar varios títulos desde uno de los... leer más

Cambios en partidos políticos: renovarse o morir

Los vientos del cambio llegan a las tres fuerzas políticas más importantes del país. PRI, PAN y PRD están en un proceso de renovación en sus dirigencias, cada uno con miras a mejorar sus escenarios de cara al proceso electoral de 2018.   El PAN es el partido más adelantado. El fin de semana se llevó a cabo la elección para presidente de los blanquiazules. El ganador, con claridad y contundencia, fue Ricardo Anaya (superó a Javier Corral con el 81% de las votaciones). En Acción Nacional se prefirió mantener la misma fórmula y se apostó por un hombre completamente hecho por el antiguo dirigente, Gustavo Madero. A pesar que Anaya afirmó que serán una oposición responsable, no descarta empezar a hacer alianzas con el PRD. Es decir, los principios del partido de derecha quedan olvidados una vez más. Todo sea por acabar con el tricolor.   En el frente amarillo la situación es por demás complicada. Carlos Navarrete anunció que dará un paso al costado en los próximos meses. El Partido de la Revolución Democrática pierde así a un gran líder, de las mentes más brillantes de su partido. Un hombre franco y pensante que terminó muy desgastado por las fisuras del PRD, sumadas a la desunión que existe en la izquierda mexicana. Suenan con fuerza dos nombres: Fernando Berlaunzarán y Armando Ríos Piter. El primero es un tipo tolerante, que dialoga y se muestra como un tipo informado ante la sociedad. Difícilmente habla sin argumentos sólidos, sabe hablar cuando y donde debe hacerlo.   Ríos Piter es la sangre joven de los amarillos. Un chico talentoso que... leer más

Mutatis mutandis

Muy jóvenes se afilian al PRI y de ahí emana su formación en las lides políticas; dentro del partido dominante (de estado) de la época, que era la única manera de hacer carrera política. Abrevaron en Echeverrísmo, Lopezportillísmo y Delamadridísmo.   Beltrones fue gobernador de su estado. AMLO, Jefe de gobierno del Distrito que recientemente le había recibido.   AMLO es líder nacional de SU partido, Beltrones está a días de serlo por el suyo.   AMLO pido alguna vez que lo dieran “por muerto” como candidato presidencial. Beltrones manifiesta querer se “arbitro, no jugador” también en relación con una candidatura presidencial.   Ambos son ya sexagenarios.   Hasta ahí algunas similitudes que no son poca cosa.   ¿Que los hace diferentes?   Beltrones ha sido siempre hombre de un partido. De esperar los tiempos y de cuidar las formas. Alguien que ha sabido que en política las derrotas no son para siempre.   AMLO, hombre de partido mientras las cosas salían según sus intereses, de cuidar las formas solo como una especie de liturgia para sí mismo (recordar la presidencia legitima) y no como un mecanismo que da certeza. NUNCA ha aceptado UNA SOLA derrota política. Eso le ha llevado a crear su propio partido político, MORENA, y ya se sabe que “AMLO es MORENA”.   Beltrones renuncio a su aspiración de ser candidato en el 2012 cuando las encuestas marcaban favorito a otro correligionario que es hoy presidente de la república.   Se rumora que AMLO no era claro puntero en las encuestas del que hasta entonces era su partido y que no obstante, logró la declinación del otro para su segundo intento fallido por la presidencia.   Beltrones quizás por inercia pero más probablemente por estrategia tras la primera derrota de su partido en la elección para presidente, permaneció cauto pero siempre institucional. Sin regalar nada al nuevo partido en Los Pinos, pero siendo evitando encontronazos hasta saber que le deparaba a su partido el cambio.   AMLO, haciendo lo posible “para no dejarle todo a la derecha” recurriendo inclusive a una controversia constitucional por asuntos de tal calado del horario de verano.   Beltrones, tras la segunda derrota de su partido en la elección presidencial, asumiendo una oposición más abierta y puntual. Seguramente, fruto de la estrategia de los 6 años previos que le permitieron tener en el lógico desgaste que da el poder, elementos de coacción contra el PAN.   AMLO se declaro presidente legitimo, mandó al diablo las instituciones y declaro que “el movimiento soy yo” empezando la batalla que ya no era solo contra el “PRIAN” sino que incluyó a “los moderados” a quienes llamo, “conservadores más despiertos”… Todos fueron al mismo perol. Al de los traidores y/o masoquistas colectivos.   Las diferencias pues tampoco carecen de importancia. Muestran a quien entiende la importancia de aceptar que “si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie” y del otro lado, tenemos a quien con tal de que todo siga igual, pretende cambiar (de partido político inclusive) para conseguir que “todo sigan siga como está”.   Tanto Beltrones como AMLO, estarán en la boleta en 2018 si no ocurre algo que en el caso del primero cambie fuertemente las condiciones del terreno de juego.   En el caso de AMLO la cosa esta decidida desde hace mucho tiempo. La razón de ser de los partidos políticos es alcanzar el poder… MORENA es la excepción. La razón de ser de MORENA es que AMLO sea presidente.  ... leer más

Sueño republicano

Ustedes sabrán disculpar, señores del Honorable Congreso de la Unión, pero en esta ocasión no traje ningún informe, reporte, ni tarjeta informativa. No. Esta vez no cuento con cifras grandilocuentes de imposible comprobación que permitan llenar el espacio y el tiempo que todos los años dedicamos a este rito bizantino. Asumo la responsabilidad de cualquier inconveniente que pudiera causarles, pero decidí que los incansables escribanos y expertos en estadística aalquimista de la residencia oficial, deben dedicar sus energías a cualquier cosa, cualquiera, pero ya no más discursos para el informe. Quise venir hoy sin ningún elemento que pudiera representar una provocación a ustedes, o más bien, a los ciudadanos que ustedes representan. Vine solo. No pienso hacer alusiones a familiares míos, ni tampoco continuar con la tradición de ocupar esta tribuna para el auto elogio, para hacer un recuento de lo que quisiera fueran mis triunfos irrebatibles. No pienso tolerar más la servil y vergonzante práctica de recibir aplausos de mis simpatizantes por cuestiones que son simplemente mi obligación; ni tampoco quiero ser más, el objeto de las injurias de mis adversarios quienes solamente ambicionan estar donde yo. ¡Esto se acabó! Hemos olvidado la razón por la que estamos aquí. Y les confieso que para venir aquí, en vez de ensayar mi enfoque a cámara, de recibir sugerencias respecto de mi vestuario y practicar estribillos pegajosos, dediqué algunas noches a leer nuestra constitución, los diarios de debates del Congreso que la creó originalmente, sí, el de 1857; y también de aquél que la modificó en 1916 y 1917. Me puse el traje que a mí me gusta y decidí que todavía estamos a tiempo. Sí, ustedes, yo también. Llegué aquí, al recinto que representa la Soberanía Nacional, solamente con una copia de mi constancia de mayoría en el bolsillo, eso, y nada más. Ese documento que me entregaron durante la segunda mitad del año 2012 y que me legitimaba para ser líder de mi Nación. Una constancia de mayoría que me conmina a personificar un Presidente  depositario de la confianza popular. Solo eso quise traer aquí, y comenzar mi discurso aplicando los principios metodológicos de los curas que me formaron: con un acto de contricción. Si, señores, con un mea culpa sonoro, directo y honesto; con la mirada puesta en los ojos morenos de mi Patria. Con un par -que vaya que lo tengo-, para comenzar así, porque antes de iniciar cualquier panegírico inútil respecto de mis éxitos -inexplicables para quien sigue en la miseria-, antes, decía, es necesario que confiese ante los representantes de quienes me designaron, que sí, me he equivocado, como un humano cabal; confíé en quienes no pueden ver más allá de los modelos del pasado y la intransigencia de las ideas peregrinas memorizadas en universidades extranjeras. Pero no, mi constancia de mayoría me obliga a contribuir a la grandeza de México, a su bien común. Mi discurso, así decidí hacerlo. Porque este mea culpa de hoy, tiene que ser mi derecho a recuperar mi momento, tiene que ser el acicate que con fundamento en el artículo 89 constitucional, se le confiere al Presidente de la República para tomar la rienda de la Nación, acortarla y empujar a un destino de progreso, diversidad, paz, libertad y respeto, de conciencia ciudadana y sustento ambiental. Tengo que ser el primer ejemplo. Tengo que ciudadanizarme para cumplir mi misión. ¡Se acabó! Tomo decididamente el mando, con los efectos de las reformas estructurales o sin ellos, pues a fin de cuentas, aún cuando estos no lleguen, tengo mucho por hacer, es hora de ordenarnos. Tú esperas mucho más de mi, compatriota, yo te debo mucho más a tí. Y se terminaron los discursos señores, y la ley se aplica porque así lo determina mi mandato. Y se acabaron los líderes sindicales acomodaticios, y los chantajes, y las revanchas políticas que solamente redundan en inestabilidad social, que benefician a muy pocos. He convocado a todas las fuerzas políticas de la Nación que me sustituirán en poco tiempo -tan solo tres años-, para encontrar ahora sí, la fórmula que sume todos los talentos nacionales, políticos, académicos o empresariales, que rebase las esferas del capricho y la ignorancia, y abandone el interés particular. ¡Vamos a servir! Me avergüenza, nos debe avergonzar a todos, que en nuestro País viva la mayoría en condiciones de marginación. Somos responsables… Mexicanos y mexicanas, he comprendido al fin que es ocioso pretender gobernar igual que mis antecesores, pues nuestro país requiere que reconciliemos nuestra identidad, y un destino común e incluyente. El cambio no puede ser la alternancia en el poder de partidos políticos, ni la entrega de despensas. El cambio es un proyecto de largo plazo en el que todos seamos beneficiarios, tiene que ser la renovación de las instituciones –o su reinvención- para devolverles su credibilidad; la aplicación de reglas claras que rijan nuestra conducta en cualquier circunstancia, y el compromiso inequívoco de someternos a ellas. Educación de verdad. El abatimiento -si, oyeron bien la palabra-, de la impunidad grotesca que hemos prohijado. Nacionalizar o extranjerizar; ricos contra pobres. ¡No! Es el momento de identificar lo más favorable para la Nación, sin falsos dogmas, con absoluta seriedad. Desde este momento me entregaré a conciliar nuestras diferencias. No dedicaré un minuto más a descalificar a nadie ni a anunciar con triunfalismo el cumplimiento de mis deberes. ¡Tenemos sed de paz! Resultados para que nuestros compatriotas ya no tengan que morir a manos de un pollero, para que nuestros ancianos reciban pensiones dignas y nuestros trabajadores alcancen un mejor nivel de vida por su trabajo y no por la gracia de sus líderes. Para que nuestros niños no sueñen con ser sicarios y los funcionarios públicos que se enriquezcan, no hallen jamás sitio para evadirse de la justicia. Vamos a incorporar a los indígenas de una buena vez; a evitar que mueran violentamente más mujeres; a darles a los hijos de todos nosotros, una oportunidad de progresar.... leer más

La batalla por los secretos

Parece que los cables de Wikileaks en 2009 cobran nuevamente vigencia, al señalar que el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) “carece de la capacidad para dirigir con efectividad el proceso (de inteligencia) entre dependencias, particularmente cuando se incluye a gigantes institucionales como la SSPF […] La incapacidad del CISEN para funcionar hasta ahora como un líder real en las operaciones de inteligencia y análisis, ha dejado a México sin un coordinador intergubernamental efectivo”.   El modelo institucional que esta administración implementó para las funciones del CISEN incluye, reincorporarse a la Secretaría de Gobernación (SEGOB) por la vía de la Comisión Nacional de Seguridad, es decir, una concentración de poderes al eliminar la Secretaría de Seguridad Pública, invocada recientemente con motivo de la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán.   La recopilación de información y su procesamiento, a fin de aportar análisis y diagnósticos a los tomadores de decisiones, son funciones del CISEN, pero distintas de las funciones policiales a cuya naturaleza pertenece la Policía Federal.   Al CISEN le asignaron la tarea de vigilar los centros penitenciarios, desplazando al ejército de estas funciones, y por tanto, el poder civil se encontraba vulnerado a la corrupción.   A pesar del anuncio al inicio de este sexenio que hizo Manuel Mondragón, ex Comisionado Nacional de Seguridad, Plataforma México no se desmanteló del todo. Diseñada como una gran base de datos criminal para desplegar en tiempo real información proveniente de los C-4 de las policías de los Estados, Plataforma México siguió informando al siguiente nivel de autoridad, sobre los movimientos de los criminales.   A lo anterior debe sumársele la nula experiencia del titular del CISEN, Eugenio Imaz, quien parece que no ha sabido estar a la altura para sostener un sistema de inteligencia y contrainteligencia civil, capaz de generar información para ser consumida por las instancias de seguridad nacional que la Ley establece: Defensa, Marina, Relaciones Exteriores, Hacienda y la misma SEGOB.   Quizás Imaz no sea el responsable del malogrado estado en que se encuentre la inteligencia en México, cuyos consumidores de información parece que no confían en los productos generados por el CISEN, pero debería informarle al presidente, el verdadero estado en que se encuentra la inteligencia mexicana.   Ejemplos sobran. La Agenda Nacional de Riesgos (ANR) producida por el Secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional, debió prever escenarios políticos y sociales, como Tlatlaya, Ayotzinapa u Ostula, para evitar su realización o aminorar sus consecuencias a la mínima expresión. Esta ANR es el documento que identifica riegos y amenazas a la seguridad nacional.   La corrupción, como lo advirtió el Secretario de Defensa al señalarlo como problema de seguridad nacional, no debió permear en mandos medios o superiores que relajaron la disciplina y consintieron el escape de Guzmán Loera. Es más, ni siquiera el CISEN debió de hacerse cargo, ya que se desvió la naturaleza de sus funciones.   Luego entonces, si en la ANR no están contemplados con base al análisis de la información, los eventos que puedan generar crisis, políticas, económicas o sociales, es que alguien en la cadena de consumo de información no hizo bien su trabajo, y por omisión,  no se advirtió del riesgo que representaba el contenido de la información, o bien, fue subestimada como si se tratara de una reunión de amigos de preparatoria, y por tanto, solamente se le dio un valor por la conveniencia política de divulgarla.   Aquí se incluye al Poder Legislativo, como corresponsable por Ley del consumo de esta información.... leer más

Contáctanos

5 + 4 =